Decencia y Roteo

decencia.

(Del lat. decentĭa).

 1. f. Aseo, compostura y adorno correspondiente a cada persona o cosa.

 2. f. Recato, honestidad, modestia.

 3. f. Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de las personas

(fuente: R.A.E.)

El concepto de decencia descansa en el alma de casi todas las personas de esta larga y angosta faja, como derecho inherente al simple hecho de respirar. En otras palabras, prácticamente todos y todas se sienten “gente decente”, y portan la piocha respectiva en la misma solapa en la que se cuelgan todos los valores básicos y fundamentales, mediante los cuales validan el respeto que se merecen, incluso por sobre el respeto que cualquier persona se merece.

Los baluartes de la decencia desfilan por las calles, por el mall y el supermercado, y se reconocen entre sí, convencidos de ser miembros de una estirpe decente, con raíz en la fibra íntima de los valores de sus familias, de una tradición implantada a fuerza de autoconvencimiento, y levantan las cejas para señalar a los rotos, que son sus principales enemigos.

En este país, nadie es roto, los rotos son otros, y los otros encuentran rotos a otros.

Desde esta perspectiva, plantearse la ciudad como un tejido rico, de significados y de intercambios, es una cuestión que descansa en seminarios, en diplomados y cursos de toda índole, en materia de urbanismo y sociología sobretodo, pero con un potencial de aplicación menos que escaso.

Desde hace algún tiempo, no tan breve como pareciera, se exponen las experiencias de los países desarrollados, en materia de integración de vivienda social y el resto del tejido urbano, pero poco se considera el trabajo sostenido antes, sobretodo en modificaciones culturales que lo permitan.

La ciudad, según se ha venido diciendo desde hace bastante tiempo, es el mejor escenario para la promoción social. Desde los años de la migración campo-ciudad, sostenida hasta el día de hoy, los nuevos “ciudadanos” esperan que la urbe les proporcione -al menos- la oportunidad de mejorar su situación social, y económica. Sin embargo, la repelencia mutua de las distintas clases sociales ha establecido que la distribución en el territorio sea sólo otra expresión de segregación y exclusión. La desconfianza, como factor relacional entre los habitantes, determina que las diferencias se constituyan en amenaza, en lugar de oportunidad (por ejemplo el caso del muro de Lo Barnechea). En todo caso, valga hacer notar que esta idea es inculcada, y que en todos los sistemas de educación, comunicación o valores, se ha reforzado la idea de lo irreconciliables que son tales diferencias, convirtiendo la segregación y la desconfianza en institución.

El cliché de la asesora del hogar o el obrero que sube a una micro desde la periferia y viaja 2 horas y media para llegar a trabajar al barrio alto, se sostiene prácticamente igual a como ha sido durante los últimos 30 años, a pesar de las “mejoras” en el sistema de transporte público, obligadas principalmente (por no decir absolutamente) a causa de los vigentes criterios de localización.

En Santiago de Chile, existen varias ciudades superpuestas, pero que sólo representan dos polos. Existe una ciudad para la gente con auto, y otra para los que deben usar el transporte público. Existe una ciudad de jardines, y otra de multicanchas y sedes comunitarias. Existe una ciudad con inversión en espacio público y áreas verdes, y otra con programas de erradicación de campamentos.

La ciudad integrada es un sueño, y seguirá sin ser una realidad mientras se persista en la idea de la decencia, versus cualquier otra cosa.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: