Los Nuevos “Gran Hermano”

2 minutos de Odio (screenshot de 1984)

2 minutos de Odio (screenshot de 1984)

La pesadilla Orwelliana de un control a través de la pantalla partió hace años, pero cada vez es más intensa.

Si usted no leyó el libro 1984, o no le gusta leer, incluso está la película (muy difícil de conseguir desgraciadamente), pero es algo que debiera tener entre sus algoritmos mentales.

Para darle un adelanto, este es un mundo en el que grupos globales han organizado el mundo en torno a sus gobiernos, y en el del caso del protagonista, el sistema está centrado en controlar a la población a través de una pantalla capaz de ver lo que hacen los subyugados pobladores de la clase trabajadora, a quienes sistemáticamente se les suprime la capacidad de pensar, porque hacerlo es un crimen.

Visto el fenómeno de la hiperconectividad, de la necesidad de beber del río de la información, de saberlo todo right now, y el hecho de que esto ha implicado buscarse un nicho en las redes, el fenómeno de la habitación virtual, se ha convertido (o al menos se está convirtiendo) en una necesidad similar a tener casa, por lo que se han generado ciudades virtuales, a las que se les suele llamar comunidades.Este proceso, y aquí me pego mi primer piscinazo, en muchas mentes, está suprimiendo la creatividad. Hay un delicioso y tentador parasitismo de la creatividad, pero la de otros, y es lo que veo a diario en twitter, por ejemplo. Gente que se dedica a hacer la tarea de dirigir la orquesta de la información, comentando lo que dicen otros, calificándolo, poniéndole nota, y eso puede perfectamente ser un acto simpático, pero no deja de ser un vacío cuando es tu actividad principal.

Luego están los autoproclamados maestros, que publican sus pensamientos reciclados, nobles clichés, haciendo la pega de “gran hermano”, aconsejando, dando indicaciones de qué hacer, o qué pensar, y también de que no-hacer, y qué no-pensar. Lo más curioso es este afán por adoctrinar, sin que medie aporte personal alguno.

La principal diferencia que veo en la distopía de 1984 y lo que actualmente pasa, es que todavía todo no se concentra en una sola figura, al menos a nivel de redes sociales, sino en varias pequeñas, que compiten por absorverse una a la otra, como si eso fuera parte de un proceso entrópico. Bueno, el “poder de influenciar” es tan ambicioso en sí mismo como cualquier otro, así que el factor ego personal es un agente bastante terrible.

Lo más terrible es que esta gente, en general bastante carente de contenidos, y que son lo que le da sentido a este mundo de la internet 2.0, está primero en este vacío, y alentando a otros a ese mismo vacío, cual gran hermano, siembra sus parábolas de lo obvio, de lo que no tiene ningún proceso, sólo con el fin de redoblar el tambor propio, y con eso convertirse en “líder de opinión”.

Varios ya han desfilado en medios, hablando con propiedad de cómo funciona esto de las redes sociales, pero luego de no haber aportado nada, en realidad, nada de nada.

Ese vacío, esos líderes del contenido cero, son como estos nuevos “gran hermano”, que por ahora siguen diseminados, pero hay que tener ojo, de un día para otro se convertirán en una mole aplastadora, que acabará con la creatividad, la lucidez y la espontaneidad, que supuestamente celebran con sus votos de apoyo.

Anuncios
  1. Extraordinaria reflexión amigo. Suele ocurrirnos en cierta medida a todos los usuarios de este mundo paralelo (el virtual), que generamos una necesidad de figurar de alguna manera en la comunidad y nos convertimos muchas veces en meros replicadores de voces de otros, en huiros bamboleantes según la marea y las olas del océano en que habiten. Y digo no, pues creo todos caemos en mayor o menor grado en este ejercicio, ya sea por abulia o por simple falta de creatividad.
    Yo en ocasiones me revelo, pero justamente esta mañana (y es feo que me cuelgue de su articulo para ser autoreferente pero ke mas da, lo edita usted después) me desperté con una canción de Mecano en la mente, no la recuerdo en este momento el nombre pero hace alusión al grupo en si, como polillas buscando la luz del foco, y creo que eso somos en cierta manera, es como una especie de narcisismo espiritual que en el afán de nutrirse, y sólo usa estos elementos como vitrina de su propias falencias.

    Espero no se me adormezca el cerebro, que mis lapsus creativos no se condicionen a lo que a la masa le gusta, y que el universo virtual me sirva para al menos poder oponer resistencia al adocrinamiemto al que estoy sometido en el real.

  2. Publicar lo ya publicado… ese es el lema de varios “Lideres” tuiteros. O sea, cero creatividad y cero compromiso. Buen articulo
    y gracias por visitar mi bloguito
    XD

    • De alguna forma también hay que dar a conocer la información.. muchas veces no es posible que algo llegue a todos y qué mejor que las htas sociales para darlo a conocer masivamente.
      Claro que hay tanto blog basura que lo único que hace es copiar y pegar sin una mínima reflexión cuando se supone que para eso están.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: